TRANSLATE THE BLOG

miércoles, 30 de octubre de 2013

Técnicas de Hammond: LESLIE BREAK / CHORALE / TREMOLO

Ya hemos hablado por aquí en infinidad de ocasiones del Leslie Speaker, ese alma gemela que habita bajo la alargada sombra del Hammond pero sin el cual este órgano no habría llegado jamás al lugar privilegiado en el que se encuentra.

La diferencia con respecto a cualquier otro amplificador del mundo radica en la posibilidad que tiene de ser parte activa del sonido, es más, parte activa de la propia interpretación del organista a través de cada una de las tres posiciones de rotación del amplificador (trompetas y tambor) que llenará de vida, fuerza y alma al sonido limpio del órgano Hammond.

Los primeros modelos de Leslie, desde el 30A y 31H (conocido como "Tall Boy") únicamente tenían dos posiciones (Off y Trémolo). Luego llegaría el modelo de Leslie más popular de la historia junto con el 147, el Leslie 122, diseñado específicamente para el órgano Hammond con un amplificador de válvulas de 40 vatios y dos motores separados para "chorale" y "trémolo".



Las tres posiciones del Leslie por tanto son:

BREAK (Stop) - No gira.
CHORALE (Slow) - Velocidad de giro lento.
TREMOLO (Fast) - Velocidad de giro rápido.

Las velocidades se cambian tradicionalmente con el HALF MOON Switch, una palanca con tres posiciones anclada a la madera en la parte izquierda del Hammond y que provocan estas reacciones en el Leslie Speaker:



Pero... ¿Cuándo tocar la palanca? 
He aquí la pregunta del millón.

En cuanto al uso y manejo resulta casi imposible explicar cual es el momento exacto para hacer cambiar de marcha al Leslie, parece haber algunas pautas pero realmente es algo totalmente intuitivo, casi innato.
Es puro sentimiento.

Dentro de estas pautas se puede decir que el cambio en la velocidad del Leslie "te llama" en las transiciones de la canción, para ir a un estribillo, en un puente, al final de una frase concreta, en el segundo 1 de un solo, o durante uno de estos, justo antes del momento del éxtasis, quizá para que, llegando el momento cumbre el motor del Leslie Fast esté ya a pleno rendimiento...
Hay que tener en cuenta ese instante mágico en el que los dos motores del Leslie aceleran para llegar a la velocidad Fast o deceleran para llegar al Slow o Break ¡impresionante!

No obstante no hay reglas escritas así que tampoco vamos a ser aquí pioneros de nada.

Dicho esto, podríamos decir también que depende del estilo unas velocidades se adaptan mejor que otras, quizá en rock y pop el Leslie Chorale tenga una mejor cabida que por ejemplo en Jazz donde moverse entre Stop y velocidad rápida puede parecer más efectivo a la hora de crear cambios agresivos. Es en Blues y Gospel donde cada cambio de velocidad de rotor te inunda el alma y te llena el corazón.

Por supuesto tan importante es saber cuándo meter trémolo como saber cuándo volver. Quizá el Leslie Break (stop) esté algo olvidado en algunos géneros pero es una gran herramienta para dramatizar el sonido, mientras que al Trémolo se le asigna una buena parte del poderío del órgano Hammond, ojo con abusar de él, lo mucho cansa y puede hacerle perder su fuerza.
De hecho no podemos olvidar que en el Hammond tenemos también disponibles el Chorus (C1, C2 y C3) y el Vibrato (V1, V2 y V3), con los que podemos jugar para, por ejemplo, dejarnos el Trémolo en la retaguardia para luego "mandar a toda la caballería"

Como digo resulta muy difícil explicar esto. Si hay por estos lares, estoy seguro que sí, algún sabio a la par que valiente, aquí tiene las puertas abiertas. Vamos, sé que estás ahí. Yo no me atrevo así que, al menos por mi parte, creo que lo mejor es ver a los maestros y sacar nuestras propias conclusiones.

A nivel nacional quiero destacar a dos organistas, por un lado a Kike Blanco al puro estilo Booker T., y por otro lado a Mauri Sanchis, que según palabras del maestro Manuel Perera: "Mauri Sanchis es un organista consumado, con un sonido muy rico y moderno, y un tratamiento destacable del Leslie".

Aquí "Don't Look So Sad" del disco Groove Words (Mauri Sanchis).


A nivel internacional hay grandisimos maestros en el arte del Leslie, personalmente quiero destacar al propio Booker T., a Billy Preston, Gregg Rollie, Al Kooper, Gregg Allman, Brian Auger, Lucky Peterson...

El "Whiter Shade of Pale" de Mattew Fisher (Procol Harum) puede que sea uno de los grandes referentes. También lo es Steve Winwood del que destacamos cambios de Leslie memorables entre Stop>Fast ya que Winwood no era gran amigo del Leslie Chorale.

JIMMY HENDRIX con STEVE WINWOOD - Voodoo Chile Blues


BOOKER T. (Masterclass):



BRIAN AUGER: No hace falta estar todo el tiempo Leslie pa´rriba Leslie pa´bajo. XD


Si Laurence, nos gusta el Leslie!

1 comentario:

  1. Saliendo del Hammond y el Leslie, la diferencia de vibrato también es fundamental en el estilo, siendo que en la música clásica y el jazz moderno se usa una frecuencia menor que en el jazz tradicional o el swing. Claro ejemplo de esto sería la comparación entre Louis Armstrong y Miles Davis, o sino, en donde la frecuencia no está regulada por el intérprete sino por un mecanismo automático, se puede apreciar la diferencia entre Lionel Hampton y Milt Jackson. En el Hammond también se aplicó esto en su momento. Tan sólo recordar a Milt Herth o Glenn Hardman que utilizaban la función de vibrato del órgano cuando les era posible, y así imitaban el sonido de las big bands de moda de la época. Por otro lado sucede lo mismo con Fats Waller, Count Basie, Wild Bill Davis, Milt Buckner o Bill Doggett, aunque algunos más tarde optaron por el Leslie. El mismo Jimmy Smith (¡imposible no legar a él!) usó chorus C3 y el Leslie en "stop" durante todas las clásicas grabaciones de Blue Note, ya que los modelos de dos velocidades aparecieron en 1963, época en que ya estaba en Verve. En ese momento, Rudy Van Gelder contaba con un Hammond C3 conectado a un Leslie 21H. Tanto el órgano como el Leslie aún están en actividad en el legendario estudio, aunque ahora también hay un Leslie de dos velocidades (supongo que un 122) que he escuchado en grabaciones más actuales. En lo personal, me gusta el "fast", aún sin ser históricamente correcto, para tocar swing, para hacer el "Erroll Garner" que hacía Jimmy Smith en "Moritat" o "Margie", o para acompañar baladas, quizá bajando la velocidad junto con el volumen para los finales, y volver a subir todo para el acorde final, además de sacar algunos drawbars que queden también. Sin embargo en líneas generales uso el "slow" sin chorus ni vibrato y subiendo la velocidad para secciones de pseudo block chords, junto con cambio de drawbars.

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es