TRANSLATE THE BLOG

lunes, 12 de diciembre de 2011

BEER BOTTLE ORGAN (Organo de... ¿botellines?)

¿Quién no ha soplado alguna vez un botellín de cerveza?

Cuando hablo de soplar no me refiero a beber, que eso ya sé que a quién más o a quién menos a todos nos gusta de vez en cuando, si no de soplar por el bocal de un botellín a modo de flauta emitiéndo un sonido concreto y a su vez indefinido.
Si alguien en el planeta aún no ha probado esto debería salir corriendo ahora mismo a testarlo en el bar más cercano.

Pues bien, vamos a remontarnos a la diminuta isla alemana de Helgoland (antiguo territorio danés) situada en el Mar del Norte a unos 70 kilómetros de la costa germana.

Estamos en el año 1798...

Cuentan que en la congregación de la iglesia de Helgoland estaban ya cansados de tener que pagar a un afinador de órganos que tenía que llegar hasta la isla al menos una vez al mes para poner a punto su clásico órgano de tubos. El parroco, también harto de escuchar las quejas constantes de los feligreses se decide a encargarle a un ex-soldado y constructor de órganos, un tal Johann Samuel Kühlewein la fabricación de un órgano que no tuviese estos problemas de desafinación procedentes de los cambios de temperatura y diferentes inclemencias meteorológicas.

Es así como Kühlewein, en ese mismo año 1798 comienza a construir un órgano con botellas en lugar de con los tubos convencionales que se usaban en los órganos de iglesia, pensando que estas botellas con distintos niveles de líquido en su interior podían dar las suficientes notas como para crear cualquier tipo de melodía.

El problema residía basicamente en que los líquidos tienen la mala costumbre de evaporarse lo que producía desafinaciones constantes en las botellas. Por este motivo decidió llenarlas y afinarlas con un aceite especial "lacre" asegurándose también que así ningún feligrés se lanzase a dar un lingotazo a la botella de cerveza.

Este Beer Bottle Organ fue un verdadero éxito ya que perduró hasta finales del siglo XIX cuando la isla de Helgoland fue despoblada y el órgano poco más que destruido.

(...)
(...)
(...)

200 años más tarde, en 1998 Peterson Tuners comienza un proyecto de perfeccionamiento del órgano de Kühlewein experimentando con diferentes tamaños y formas (cuerpo y cuello), líquidos y niveles de las botellas creando esta máquina de 72 botellines e interface midi encerrada en un cuerpo de madera de nogal que no es si no el prodigio del hombre.


Pon volumen y disfruta del excepcional video promocional:


El resultado es sobrecogedor, aunque no es un Hammond, es indudable que tiene su gracia y posiblemente sea el órgano de viento más barato de fabricar y sencillo de mantener de la extensa historia del órgano que comenzó allá por el Siglo III antes de Cristo en Alejandría con el nombre de Hydraulis.

Para más INRI está el modelo para los que necesitan ir de bolo en bolo, el Beer Bottle Organ PORTABLE.



Hasta aquí este estupendo órgano, ahora bien, si quieres disfrutar un poco más de música de botella este video tampoco te dejará indiferente.
Pienso firmemente, y nunca pensé que diría esto...
Deberíamos dejar de beber.



Entradas relacionadas:
- Hydraulis (el primer órgano de la historia)
- Modelos clásicos de Hammond

4 comentarios:

  1. Me dejas tó loco con tu blog, no se como lo haces para cada vez me dajas más con la boca abierta!!

    ResponderEliminar
  2. "Deja la boca abierta y traga toda la cerveza que puedas" dijo Kühlewein.

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es