TRANSLATE THE BLOG

sábado, 29 de agosto de 2009

Laurens Hammond (1895-1973)

Es casi una obligación que el primer artículo del HOB vaya dirigido al inventor del órgano Hammond, hay mucho que agradecer a Don Laurens Hammond.

Ingeniero mecánico nacido en Evanston, Illinois un 11 de enero de 1895, Laurens Hammond se gradúa en la Cornell University y pronto comienza a destacar con varias de sus invenciones.
Sería entre 1933 y 1934, y sin tener especial interés por la música, cuando diseña un órgano electrónico basado en la técnica de ruedas fónicas utilizada en el telharmonium con el objetivo de imitar el sonido de los órganos de iglesia en un tamaño más compacto y más sencillo de instalar y mantener.

TELHARMONIUM de 1897

Un año más tarde, en 1935 comienza a comercializarse bajo la marca "HAMMOND" y muy pronto comenzó a ser un éxito en iglesias, salas de fiestas, hoteles, así también como instrumento doméstico en una época en que era normal amenizar las fiestas hogareñas con música en vivo.

Los primeros años de la marca Hammond estuvieron llenos de pleitos. Lo anecdótico del asunto es cuando demandaron a la compañía por denominar a ese artefacto "órgano", ese primer Hammond, modelo A tuvo que pasar una prueba de fuego..

Tras las cortinas un órgano de iglesia y un Hammond, al otro diversos oyentes especialistas que no fueron capaces de distinguir un sonido de otro. Finalmente se permitió que ese "artefacto" llevase por nombre "órgano" sólo a cambio de que en su publicidad no se señalase que las posibilidades sónicas del Hammond eran infinitas. Y era verdad, no eran infinitas, las combinaciones posibles únicamente daban una cifra de 253.000.000 registros diferentes.

Lo que realmente torturó a Laurens Hammond durante toda su vida fue la aparición de un amplificador, ajeno a la compañía, que modificaba el sonido de un órgano fabricado para sustituir a los viejos órganos de las parroquias. Pues bien, a Hammond se le complicaron las cosas cuando unos de sus empleados, Don Leslie, inventa a finales de los años 30 un amplificador diseñado específicamente para un órgano Hammond que hasta la fecha producía un sonido lineal y algo insulso.

Se trataba de un altavoz con un tambor y dos trompetas, una de ellas muda, instalados sobre un motor que giraba a dos velocidades distintas produciendo el sonido ondulante muy característico y que hoy en día se asocia directamente al sonido Hammond.



Don Leslie creó su empresa independiente y comercializó con gran éxito su amplificador, aunque Laurens Hammond siempre fue reacio a la utilización del Leslie, se vieron las caras en los tribunales, pero fueron los propios músicos a lo largo de los años los que se encargaron de hacer de la combinación del órgano Hammond con el "Leslie Speaker" un único instrumento, casi indivisible. Laurens luchó con todas sus fuerzas para la no utilización del Leslie con sus órganos, creó modelos con un altavoz incorporado y diseñó y añadió a los órganos el vibrato primero y el chorus después, hasta con tres tipos de cada uno de los efectos... Pero Y a pesar de que estas modificaciones tuviesen una buena acogida entre organistas casi en ningún caso pudieron suplir el uso del Leslie.

Con un peso de hasta 200 kilos, el órgano Hammond constaba de un mueble de madera de aspecto sobrio con un sistema de pedales (dependiendo del modelo) para los sonidos del bajo, en la consola dos teclados de 5 octavas cada uno y sobre ellos cuatro juegos de "drawbars" o tiradores que permitian modificar el sonido principal del instrumento (armónicos). Poco a poco se le fueron añadiendo distintos efectos como el vibrato y la percusión, el primer modelo que incorporó este último efecto fue el legendario B-3 en el año 1955.


Laurens Hammond deja su cargo como presidente de la compañía en 1955, se retira definitivamente en 1965 y muere en 1973 con un total de 110 patentes y 30 fabricantes más de órganos electrónicos haciendo la competencia al popular Hammond.

Mil gracias Laurens!!!

5 comentarios:

  1. Excelente... este es un blog que deberia recibir muchas visitas hermano...

    Saludos desde Perú, leeré poco a poco todos tus post, pues si bien no tengo un hammond siempre he sido fan de John Lord (purple) y me ha fascinado lo que hacia con este teclado.

    Si necesitas ayuda para mantener o mejorar este blog puedo ayudarte en lo que pueda. Revisa mi blog para contactarme:
    http://pepearguediano.blogspot.com/

    Gracias por el trabajo que te das para mantener
    este blog. Porque en español casi nadie habla de este organo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pepe, ¿como vais de organistas en Perú?
    Si tienes un rato, te agradecería que nos dieses alguna referencia del Hammond peruano.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. En realidad el Hammond Organ model A, primera patente musical del señor Laurens ('34), derivaba de una patente anterior suya (el motor sincrónico de 60 ciclos) que ya le diera buenos réditos: lo usó en la fabricación de relojes eléctricos de remonte silencioso, con gran éxito de ventas. El A estaba pensado para sacarle un nuevo provecho a su invención. Se le ocurrió la generación de tono, en un campo magnético.
    Efectivamente, inspirado en el Thelarmonium. Pero el primero era un auténtico monstruo y el model A resultaba mucho más pequeño y barato.
    A modo de anécdota, recibió un pleito de los fabricantes de órganos de tubos puesto que se negaban a aceptar que un instrumento eléctrico usara ese nombre para ser comercializado. Proponían risibles nombres alternativos. El litigio se resolvió a favor del señor Hammond cuando en unos tests, escuchando a ciegas, el jurado fue incapaz de determinar con seguridad cuál era cuál. Y eso que aún no existía el leslie! Sonido plano. Puro y duro. Aun así, no lograron el consenso en las audiciones, y por tanto ganó el derecho a venderlos como órganos y no con nombres como "sintérgano" (por decir un algo). Y gracias a Dios prosperó la cosa!! Ha llegado hasta aquí...
    Aunque el señor Laurens no paraba. También inventó las gafas para cine en 3D! Las de celofán! Lo sabías? Igual Cameron se queda sin su "Avatar" de no ser por él ;)

    Saludos,
    E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectívamente, el resultado de aquella prueba celebrada en una iglesia ocultando ambos instrumentos (el de tubería y el aspirante Hammond) tras sendos cortinones fue que el jurado determinó que aquel instrumento era en realidad un órgano; pero le obligaron a advertir en su publicidad que el instrumento no producía un número INFINITO de sonidos diferentes, sino que era capaz de producir sólamente 253.000.000 de ellos.

      Eliminar
  4. Los primeros órganos los fabricaba y vendía la Hammond Clock Company hasta el 37, cuando cambiaron el nombre por el de Hammond Organ Co.

    E.

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es