TRANSLATE THE BLOG

lunes, 11 de abril de 2011

Organo masculino y organo femenino

En este pequeño artículo me permito el lujo de copiar y pegar las palabras del pionero en España que escribió un texto contundente acerca de órganos Hammond, don Manuel Pereda, y copio porque no soy capaz de explicarlo mejor, solamente aclarar que no vamos a hablar de sexo ni de aparatos reproductores... no por esta vez:

"Dos son las principales sonoridades que aporta el órgano Hammond a las que podemos denominar "femenina" y "masculina".

La sonoridad "femenina" es de origen clásico y se caracteriza por acordes, hermosos y suaves tonos de acompañamiento y fondo musical, emotivos glissandos, solos escasos y de corta duración, en un contexto en el cual el órgano no es el instrumento principal. Ejemplos paradigmáticos son los Yes en la época de Tony Kaye y su trabajo en The Yes Album (1971) o el de Tony Banks en Genesis y de Peter Bardens en los primeros discos de Camel.


Por el contrario los rápidos solos de gran volumen y duración, abuso del leslie, cortante y urgente sonido, rápido ataque percusivo y explícito virtuosismo conforman lo que podríamos denominar sonoridad "masculina" del instrumento, muy violenta muchas veces y todo un ejemplo de vibrante lucha del músico con su instrumento.

Lógicamente en un disco o tema musical concreto pueden encontrarse pasajes tanto "femeninos" como "masculinos".

Keith Emerson con su trabajo en los Nice y luego con Emerson, Lake & Palmer (ELP) es sin lugar a dudas el organista más influyente, popular y exitoso de toda la música rock, ejemplo de virtuosismo, exceso y exhuberancia musical, todo lo cual le ha valido tanto grandes elogios como furibundas críticas.

Quizás fuera en los países de habla alemana donde la faceta "masculina" del Hammond encontró mayor arraigo (es de suponer que la violencia e inmediatez del sonido agradaría a los teutones). El rock alemán de la época estuvo dominado fundamentalmente por teclistas. Destacan Frumpy (con la bestia parda del órgano Jean-Jacques Kravetz), Eloy (sobre todo Inside y Floating, con Manfred Wieczorke, luego en Jane), Faithful Breath, Murphy Blend, Novalis, Wind, Zarathustra, Tyburn Tall, Birth Control, Trikolon, Epsilon, Mammut, P205, Nosferatu, Virus, Andromeda, 2066 & Then, Triumvirat, Stern Combo Meissen o los suizos Analogy, Ertliff y Pacific Sound".

  • Un ejemplo de sonoridad femenina: CAMEL - Snow Goose Excerpts

  • Un ejemplo de sonoridad masculina: Clásico e irrepetible, FRUMPY - How The Gypsy Was Born (quédate hasta el final del video)

4 comentarios:

  1. Curiosa diferenciación musical la que aquí se realiza (y no exenta de cierto riesgo a crear polémica). Lo masculino siempre mas compulsivo, exagerado y agresivo mientras que "ellas" siempre mas bellas, finas y moderadas. Lo curioso es que todos los ejemplos mencionados son de teclistas chicos y eso me hace pensar que todos tenemos nuestro lado femenino y que incluso puede resultar cómodo y agradable acomodarnos en él (como los mencionados Tony Kaye, Tony Banks o Pete Bardens). Claro que si añadimos a la ecuación la belleza femenina de Barbara Dennerlein o Rhoda Scott y sus "masculinos" B3 quizas ya la confusión sobre esta teoría pudiera ser plena. Pienso yo (en mi modesta opinión) que lógicamente también hay aquí implicitas cuestiónes sobre habilidad técnica, dotes musicales, pasión interpretativa o simplemente sobre la misión concreta de cada organista en cada agrupación (y que muchas veces viene marcada por sus capacidades y habilidades resultando la cuestión en una "pescadilla que se come la cola"). En cualquier caso y al margen de etiquetas rompo aquí una lanza en favor de los denominados "masculinos" (Keith, Brian, Jimmy, Joey, Barbara, etc..) porque, te gusten más o te gusten menos, lo innegable es que lo que hacen tiene más merito, dificultad y riqueza musical que los denominados "femeninos", cuyo listado sería interminable sencillamente porque al margen de cualquier cuestión de gusto musical lo que tocan es sencillamente más sencillo y por lo tanto mas común. Saludos tonales.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa parrafada Luis, gracias por expresar todo lo que yo no he sido capaz.

    Lo de masculino y femenino es una denominación bastante inconclusa y que espero que no lleve a polémicas de tipo sexista. Evidentemente nada tiene que ver con el sexo del organista si no con todas las cualidades y capacidades de interpretación que ofrece un órgano Hammond, capaz de ser sutil y bello en unos casos y desgarrador y electrizante en otros. Y en este sentido tanto Rhoda como Barbara tienen una buena parte de masculinidad.

    Esa sutileza es sin duda menos vistosa pero no por ello menos valorable.

    Por cierto, tu canal de youtube me ha dejado pasmado ¡Qué grande!
    Saludos tonales, jaja!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por tu fantástico blog y no hagas mucho caso de mis parrafadas que a veces son mis propias palabras las que que buscan crear polémica. Eso si, con la única y sana intención de animar los blogs y los foros más interesantes y de intentar difundir lo que más nos gusta. Saludos tonales.

    PD: Gracias también por molestarte en mirar mi canal de Youtube y me alegro mucho de que te haya gustado (aunque no tenga colgado nada con Hammond). Hoy tengo fiesta así que me quedo aquí disfrutando del DVD "Live at the Baked Potato" de Brian Auger, a ver si me inspiro.
    ¡ A vuestra salud !

    ResponderEliminar
  4. ¿Te animarías a grabar un tema con Hammond?
    Aquí un fan.

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es