TRANSLATE THE BLOG

jueves, 1 de septiembre de 2011

Eddie Layton

A priori, cuando pensamos en el órgano Hammond se nos viene a la mente un club, un antro lleno de humo (bueno, no, que ahora los garitos huelen bien) y un escenario con un grupo de músicos negros haciéndo con su swing las delicias de los allí presentes.

Ahora bien, imagina que una mañana suena tu movil...
- ¿Sí?
- Hola, buenos dias, ¿es usted el señor Eddie Layton?
- Sí, dígame (joder, otra vez los de la telefonía)
- Me han dejado su teléfono... es usted organista ¿verdad?
- Sí, sí... (¡coñó! ¿será de una big band...?)
- Si, verá... queremos ficharle para tocar el Hammond durante la temporada que viene en el estadio de los Yankees...
- *^¿^?P=)(h56j32"·&/(&%$==(&"·@p;&a;GBed&&J(/)/=96?"!!!

Es SEPTIEMBRE y comienzan las temporadas deportivas.
El órgano Hammond además de ser un peso pesado de los pubs y clubes, también ha sido animador durante décadas de diversos eventos deportivos principalmente en los Estados Unidos amenizando descansos e improvisando según la marcha del juego.

El referente en este campo (nunca mejor dicho) es Eddie Layton, nacido en Philadelphia (un organista más de esta ciudad) en 1925. Layton fue contratado en 1967 por Mike Burke para, quizá por primera vez en un evento deportivo, ejercer de organista para el equipo de beisbol de los Yankees de Nueva York.

Cuando fue contratado, Layton nunca había estado en el estadio y no sabía nada de béisbol, pero rápidamente aprendió las normas y lances del juego llegando a estar tres décadas en el campo de los Yankees con una pausa entre los años 1971 a 1977 mientras atendía otros compromisos musicales.

Además de tocar para los Yankees, fue organista simultaneamente de los New York Knicks de baloncesto y de los New York Rangers de Hockey durante 18 años.
Anecdóticamente, dicen que había una "broma deportiva" en Nueva York en la que se decía:
- ¿Quién es capaz de jugar a la vez para los Yankees, los Knicks y los Rangers?
- Eddie Layton!



En la emotiva retirada de Layton, un 28 de septiembre de 2003, mientras interpretaba con su Hammond X-66 el tema "Take Me Out to the Ball Game" un estadio entero de béisbol cantó al unísono: " Eddie! Eddie! ".



Lamentablemente, en la actualidad casi ha desaparecido la costumbre de amenizar los eventos deportivos con música de órgano. Espero que algún día volvamos a revivir estos momentos:

¡¡¡TI RI TI - TÍ TI RIIIIIIIII!!!

5 comentarios:

  1. Madre de dios...¿de donde has sacado esta historia? Muy ocurrente la entrada, pero y que foto! (la de abajo) Que gracioso el hombre, eso si que es dedicación.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que si lleva buenas pintas en la foto de abajo.

    El caso es que me recuerda a alguien pero...
    ¿A quién?

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo! hablando de hammond en sitios insopechados el otro dia estuve mirando en internet que tambien se usaban mucho en las los "roller rink" las pistas de patinaje donde la gente se reunia los fines de semana para bailar, de hecho hay un par de leyendas de este estilo de tocar el hammond que aun siguen en activo.

    ResponderEliminar
  4. http://quadskating.com/rinks/organists.htm

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es