TRANSLATE THE BLOG

lunes, 7 de abril de 2014

Técnicas de Hammond - PEDALBOARDS

El órgano Hammond es un instrumento que, por su versatilidad sonora, se expandió a través de los clubes estadounidenses de los años 50 para sustituir a las grandes orquestas de Jazz. Las razones eran puramente económicas, los clubes agradecieron tener que pagar a un trío de batería, guitarra (a veces saxo tenor) y Hammond frente a los costes de una Big Band. Las sonoridades del Hammond eran capaces de sustituir a toda una orquesta, por supuesto también al contrabajista.

La idea del trío de órgano se le atribuye a WILD BILL DAVIS intentando replicar los sonidos de una gran orquesta, ningún otro instrumento podía reemplazar al bajo adecuadamente y el experimento funcionó. Renunció a su trabajo como pianista de Louis Jordan aunque éste volvió a contratarle para tocar el órgano, y otros pianistas como Bill Doggett cambiaron también el instrumento al ver que Davis estaba ganando el triple que ellos por cada actuación. Así fueron apareciendo cada vez más organistas y el trío de Hammond como el propio instrumento comenzaron a extenderse como la pólvora.


Wild Bill Davis fue el gran referente para muchos organistas en esa primera "gran era" del órgano Hammond, pero también para pianistas insumisos de su instrumento que vieron en el órgano Hammond una gran vía para abrirse camino. Así, en los primeros años 50, tras un concierto del propio Wild Bill Davis, un joven e inquieto aspirante a organista se acercó al maestro. En medio de la conversación el maestro habló al alumno:
"Te llevará más de una década aprender a tocar los pedales de bajo".

Pero en esta ocasión el maestro se equivocó.

No es que Davis no tuviese razón, lo que desconocía era que ese joven "hermano" de las afueras de Philadelphia estaba llamado a sentar las bases del órgano Jazz y a ser el más grande de los organistas de B3 de todos los tiempos, ese muchacho era JIMMY SMITH.



Pero no le atribuyamos todo el mérito a Smith.

La técnica del Pedalier es herencia, una más, de la técnica que durante siglos se desarrolló sobre el órgano de iglesia. Así los que venían de tocar estos órganos y leer partituras de cuatro pentagramas lo tuvieron más fácil que los que procedían del piano.

La organista clásica ETHEL SMITH se pasó al Hammond en los primeros años de vida del instrumento y, con mucha soltura, pudo aplicar al nuevo órgano las antiguas técnicas del órgano de tubos tocando el pedalier con los dos pies o realizando líneas de bajo muy fluidas a través de la técnica que se denominó "HEEL/TOE" (Punta / Talón).



Como si no fuese suficiente con tocar los dos teclados, manejar drawbars, pressets, vibrato y chorus, percussion, el control de las velocidades del Leslie y el pedal de expresión; el dominio del órgano Hammond trae implícito el manejo con el pie izquierdo del PEDALBOARD. La técnica del Pedalboard está reservada únicamente a los grandes maestros, sin duda una de las partes más complejas del órgano Hammond.

A diferencia de los órganos de iglesia con 32 notas en el pedalier y salvo algunas excepciones como la de los modelos de Hammond llamados de concierto como el "E" o los "RT" que también llevaban 32, o las espinetas que usualmente llevaban 13, habitualmente la pedalera de los órganos Hammond constan de 25 notas, de C a C ya que a la octava más grave se le daba muy poco uso.

No podemos olvidarnos de mencionar los dos tiradores que afectan al sonido de la pedalera. El 16 pies que da un sonido de bajo muy profundo y el 8 pies una octava más alta.

A lo largo de esta historia muchos organistas han realizado los bajos con la mano izquierda permitiendo hacer líneas más fluidas y con más notas de adorno por la evidente diferencia de agilidad entre mano y pie. Otros con un nivel más avanzado podían tocar los bajos con la mano izquierda y golpear las notas tónicas con la pedalera, o usarla en las notas a tiempo acompañándose del "lower" en los contratiempos.

La técnica de HELL/TOE (Punta/Talón) resultó ser la más efectiva principalmente para hacer "Walking Bass" donde al tocar notas contiguas se podía pasar con cierta facilidad de una nota a otra con un giro de tobillo hasta llegar a la siguiente. Pisar con el talón una nota blanca, si soltar se gira el tobillo y se toca con la punta la nota negra, se gira sobre la punta y etc...

Por otra parte, en algún lugar escuché hablar de unos zapatos especiales para tocar la pedalera de bajos pero no he encontrado ninguna información al respecto. A la espera de que a través de algún lector nos llegue algo más de información seguiremos utilizando nuestros zapatos de calle, o más romántico todavía, nos descalzaremos tal y como popularizó la verdadera Reina del Pedalboard, RHODA SCOTT:



Otros verdaderos especialistas de esta parte del órgano Hammond serían el holandés LEON KUIJPERS o la alemana Barbara Dennerlein. Pero si decimos que Rhoda Scott es la Reina del Pedalboard, el Rey, muy a pesar de Jimmy Smith, es y será el admirado LOU BENNET.

En estos dos vídeos hay unas buenas explicaciones de cómo tocar la pedalera de bajos, los calcetines dan un poco de grima pero los vídeos merecen la pena.

FOOT PEDALS BASS - 1


FOOT BASS ORGAN - 2
 

Interesante web hablando del WALKING BASS: http://organfreak.tripod.com/bass.html

Para finalizar...
En uno de los artículos de este blog nuestro amigo Felipe planteaba una cuestión que como poco me ha hecho reflexionar:

"¿Algún organista español emplea el pedalero de bajos como Mr. Bennett ó Rhoda Scott? Porque, inspiración musicojazzística aparte, para emplear media docena de sonidos y la mano izquierda haciendo los bajos, para eso no hace falta un Hammond. ¿O sí?"

La pedalera de bajos es una parte más del órgano Hammond, muchas veces olvidada quizá por la gran dificultad de su manejo, pero el organista puro ha de saber dominarla. Dejad que me ponga hoy un poco radical.

Quitemos la pedalera, demasiado complicado. Quitemos el lower, con un solo teclado nos apañamos. Fuera el Leslie, pesa mucho y con el simulador digital pasado por mesa es suficiente. Y... ¿por qué no? Ya que estamos  fuera drawbars, esos cacharros con luces rojas funcionan bien... ¿Qué nos queda? ¡No, gracias!

Sin darnos cuenta cada día nos alejamos más de lo que un día significó ser organista, y no tengo claro que algunos de nosotros podamos llamarnos organistas si no teclistas. Ese parece un término más apropiado teniendo en cuenta que a veces el único parecido con la realidad es un sonido semejante, que no igual, al de un B3.

La técnica de aprendizaje del Hammond parece infinita.
La receta de Jimmy Smith: Órgano viejuno y un año y medio encerrarnos en un garaje.
Solo nosotros podemos comprender la liturgia que significa sentarse delante de un Hammond, encenderlo y empezar a escuchar el vaivén del aire. Solo nosotros podemos mantener vivo el legado. Manos a la obra. Que bonito es el B3.


7 comentarios:

  1. cuánto se aprende en este blog! gracias muchachos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por publicar. Me gustó el Blog. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. es increible tio lo ke te kurras los articulos muchas gracias !!!!

    ResponderEliminar
  4. Genial! en breve tenía pensado empezar a aprender algo el uso de la pedalera con un C3 que me alquilan por horas para estudiar aquí en Cartagena. Me ha venido de perlas el artículo! Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias chikets, qué majos sois!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. excelente blog, excelente, lo recomiendo a los amantes de los Hammond, gracias por los videos

    ResponderEliminar
  7. ¿Me recomiendan algún artista de órgano Hammond de Francia de los años 60 o 70? gracias

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es