TRANSLATE THE BLOG

jueves, 17 de enero de 2013

Enrique Valdivieso - Jazzandalus

Intuyo que Enrique Valdivieso no es un hombre de muchas palabras, y además bastante ajeno a las nuevas tecnologías lo que hace que sus movimientos no tengan una gran repercusión aunque entiendo que él sea feliz así, a solas con su B3 y su Leslie y nada más.

De hecho fue a finales del mes de ocubre de 2012 cuando su hermano Miguel Valdivieso, ex propietario de un club pionero en España, el “Organ Jazz” de Granada (lamentablemente cerrado hace un par de años), se puso en contacto con el blog para anunciarnos la vuelta a los escenarios de Enrique que tuvo lugar en el Teatro Conde Duque el día 7 de noviembre dentro del Festival de Jazz de Madrid.
(…)

Poco después del concierto, de nuevo tuve noticias de Enrique a través de su cantante sueca Edith B. y gracias a ella tuve la ocasión de charlar (internauticamente hablando) con el propio Valdivieso a cerca del concierto, de proyectos, etc… Y como si no fuera suficiente regalo el poder intercambiar unas palabras con Enrique volvió a sorprenderme con su generosidad enviándome a casa un disco practicamente recién salido del horno y al parecer sin, o con escasa distribución: JAZZANDALUS, el tercer disco de Valdivieso, el primero después de "Pájaro Negro" de 1988, sí, has leído bien, 1988, ya ha llovido.


Lo desempaqueto y aún con la emoción de leer la dedicatoria meto el CD en la cadena y me coloco los cascos. Entonces empieza a sonar el tema que da título al álbum: Jazzandalus, un título que le viene “que ni pintao”. La sensación que tuve con la primera nota de la pista 1 es indescriptible y sobrecogedora, y más aún con todo lo que vino después. Es algo que rara vez pasa y que viene cuando menos lo esperas. Un momento mágico en el que decenas de pensamientos me sobrevenían y a la vez se aclaraban todas y cada una de las ideas. ¡Claro! Ahora la sensación es de haber aprendido más música en esos 4 minutos y medio que en dos años dando clases de armonía, de que ya lo sabes todo y de que no te queda nada nuevo por oír.

Acaba el tema y a pesar de la gran curiosidad que siente mi cerebro por escuchar la pista 2, mi dedo índice es más rápido y en un impulso toca el botón para volver a reproducir el Jazzandalus, y otra vez, y otra vez, y como un psicópata, otra vez más.

Hasta la fecha había oído decir mil veces que la innovación en el Hammond estaba en Europa, y es muy posible porque los que lo dicen son organistas que saben bien lo que se hacen, el problema es que es difícil encontrarlos ya que lo que suena, o lo que vende, o lo que gusta, no lo sé, son principalmente las músicas de corte negroide, músicas derivadas del blues, y aunque realmente el Hammond haya crecido y prosperado con estas músicas, a veces parece que aún con distintos estilos, todo el mundo haga la misma cosa. Por eso es un placer encontrar a músicos originales como Mikel Azpiroz o el propio Valdivieso (entre algunos otros).

También sabía que al Hammond se le podían sacar muy distintas sonoridades y que era capaz de reproducir, si no el sonido, sí el carácter de, por ejemplo, una guitarra eléctrica distorsionada como nos ha demostrado durante años “Marta Lord”, pero nunca imaginé que un B3 fuese capaz de sonar al rasgueo de una guitarra flamenca y eso es algo que solo puede conseguirse con una técnica extraordinaria. Comprendí en cierto modo lo que era aquello que los flamencos llaman “el sentimiento”, que viene a ser algo así como si Enrique Morente te cantase a la sombra de un naranjo en flor en un mirador del barrio de Sacromonte, contemplando la belleza de la Alhambra al atardecer.

Tras conseguir escuchar el disco entero (me costó tres días) llegué a la conclusión de que estaba ante un inmenso músico, ante "el hijo" que se había hecho mayor y ahora era uno de los padres del Hammond (cuando compartió escenario con Jimmy Smith el titular del periódico Ideal fue "Reunión de padre e hijo"), y ante un organista al nivel de muchos grandes de la historia del B3, y fue entonces cuando me invadió otra sensación bien distinta a la anterior pero que ya conocía bien de anteriores ocasiones, como cuando tuve la ocasión de compartir asiento con Maeso mientras tocaba un A100 y yo hacía por apartarme para no molestarle con la línea de bajos, jaja. Sí, ahí estaba otra vez esa sensación que me empujaba a dejar de "intentar" tocar el Hammond, ¿para qué seguir?
Nada puedo aportar al instrumento y quizá tampoco él a mi, todos los Hammond´s del mundo se merecen ser bien tocados. Lo que pasa es que, como una droga, al final te sientas, lo enciendes, pisas el pedal de expresión y tocas una tecla. Dos horas más tarde ya no te acuerdas de que querías dejar ¿de qué?

...pero mi viejo Hammond me llamaba.
Demasiado tiempo inactivo. Había que emular a esos buenos cocineros
que un día descubren un plato estrella haciendo una mezcla dispar.

Sé valiente, saboréalo, y si te gusta atente a las consecuencias porque
este teclado mio, legendario y monstruoso quiere seguir...

                                                                                      Enrique Valdivieso.

Amen.

http://www.valdiviesoorganjazz.com
http://organohammond.blogspot.com/enrique-valdivieso

7 comentarios:

  1. Y donde se puede conseguir ese cd?

    Por cierto, enhorabuena por el blog ;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      Pongo aquí un enñace de la única web que he encontrado que lo tiene, se puede pagar con paypal asi que me imagino que es fiable:
      http://www.zarandarecords.com/jazz/enrique-valdivieso-jazzandalus.html

      Eliminar
    2. Me piden registrarme para ver los gastos de envío... no me gusta. Voy a contactar directamente con la web de Valdivieso, gracias ;o)

      Eliminar
    3. Desde que descubrí tu blog, me he convertido en un "enganchado"; estaba esperando la primera entrada del año como agua de mayo y no me ha decepcionado, enhorabuena! Pienso hacerme con el disco de éste hombre lo más pronto posible. Saludos!

      (Había puesto el mismo comentario antes, pero me he hecho un pequeño lio y lo he quitado)

      Eliminar
    4. Oh! Muchas gracias Moises, he tardado pero es que no sabia por donde arrancarme. Espero que no te decepcione el disco, seguro que no.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bravo por Valdivieso y Bravo por el Blog !!! (Ahora a intentar conseguir el disquito y promocionarlo por ahí como se merece). Saludos y Feliz 2013.

    ResponderEliminar
  3. Realmente el disco de Valdivieso es una joya. Gracias por poner en valor a este gran artista y darle la difusión que se merece.

    ResponderEliminar

¡Gracias! Tu opinión es de vital importancia.

DVD - SPANISH HAMMOND ORGAN SUMMIT!

Entradas populares

CONTACTANOS:

Para sugerencias, dudas o cualquier otra cuestión organera puedes ponerte en contacto con nosotros escribiendo a: organohammond@hotmail.es